volver

Reseña histórica del Liceo Municipal de Nacimiento

Nacimiento, a mediados de siglo XX era un Pueblo rural, con alguna escuela urbana y otras en los campos. los jóvenes nacimentanos llegaban hasta octavo básico y a trabajar. Algunos afortunados podían ir a estudiar a Loa Ángeles o Angol, pero eran los menos.

Preocupación había en los habitantes de este pueblo semi-rural.

 Un día de principio de 1958 fue cuando empezó a hacerse realidad el sueño de una generación de padres, educadores y benefactores, de contar con un establecimiento local de enseñanza secundaria. Se abrieron las esperanzas de los jóvenes adolescentes.


 

Los inicios del actual Liceo Municipal se remontan al 15 de abril de 1958, día exacto en que empezó a materializarse la implementación de un plantel educativo de enseñanza media para Nacimiento. Este gran anhelo, compartido por toda la comunidad, fructificó gracias a la gestión de un grupo de educadores y benefactores, específicamente integrantes del Rotary Club, motivados ante todo por la necesidad de que los egresados de educación primaria de la comuna pudieran continuar sus estudios aquí, sin tener que trasladarse a ciudades como Los Ángeles, Angol, Concepción o Temuco, lo cual, por cierto, significaba entonces enormes dificultades económicas y de transporte. Según Ramón Navarrete, autor de la "Historia de Nacimiento" y ex docente del establecimiento, el impulso de estos visionarios hombres permitió la creación, en un principio, del Liceo Particular "Alonso de Ribera", constituido tras la autorización tramitada con la ayuda del profesor  angelino Alfonso Concha. El naciente liceo comenzó a funcionar en la Escuela Nº 1 (hoy Escuela "El Saber") en horario vespertino, desde las 5 de la tarde hasta las 9 de la noche, con un primer  curso de humanidades integrado por una veintena de alumnos. A ellos se les enseñaba en base a un currículo formado por seis asignaturas: castellano, impartida por  Raúl Isla; matemáticas, por Vicente del Campo; ciencias naturales, por Francisco Cid; ciencias sociales, por Cristina Toledo; inglés, por María Teresa Aguilera, y francés, por  Sonia Salazar. Todos eran dirigidos por el profesor Raúl Día  Sepúlveda, junto al cual trabajó Enrique Arriagada, como inspector general.


En sus primeros años el Liceo Particular "Alonso de Ribera" dependía académicamente del Liceo de Hombres
Ángeles; de hecho, los cursos existentes estaban considerados como anexos de este último plantel y los alumnos eran sometidos en forma periódica a rigurosos exámenes por parte de los docentes provenientes de la vecina ciudad.

AUTONOMÍA

 Al poco tiempo, el liceo nacimentano tuvo su sede en un local arrendado en calle Freire esquina Montt, después  sus instalaciones estuvieron ubicadas detrás del Mercado Municipal (ex Consejo Local de Deportes) y en 1968 se trasladó a su edificio definitivo de calle Prieto, recién entregado por la empresa Constructora de Establecimientos
Educacionales.
Hasta entonces habían sucedido en la dirección a Raúl Díaz los profesores Vicente del Campo y Francisco Cid. Luego desempeñaron esta función Rafael Lanyon y Magdalena Ormeño, bajo cuyo mandato el establecimiento se independizó con el nombre de Liceo de Hombres de Nacimiento a principios de la década de los '70. En forma paralela, el plantel lograba ofrecer la enseñanza media completa a los jóvenes nacimentanos y asumía como director Marcelo Avilés, quien se mantuvo en el cargo hasta el año 2005.
En 1975 ya había, además, otros tres cursos, pertenecientes a la recién creada Escuela Media Vespertina para Adultos, que hizo aumentar aun más la matrícula del Liceo.

*En 1974 egresó la primera promoción de alumnos del recién independizado Liceo de Hombres de Nacimiento.*

Este comenzaba a acoger también a una gran cantidad de adolescentes del sector rural, lo que motivó la habilitación de un internado dentro de sus dependencias cerca de 1977. Desde 1981, tras depender directamente del Estado, el plantel pasó a manos del Departamento Administrativo de Educación Municipal (DAEM), con el nombre de Liceo C- 68, producto de una reforma gubernamental en el sector, obteniendo de su nuevo sostenedor, entre otras cosas, valioso apoyo en cuanto a material didáctico, implementos y, más tarde, equipos computacionales.

NUEVOS RUMBOS

 A la enseñanza científico-humanista impartida exclusivamente en sus aulas, se sumaron dos electivos a partir de 1988: el de Secretariado y el Plan Laboral Forestal, que tuvieron una breve existencia, en este último caso por
el insuficiente respaldo que tuvo la iniciativa. Lo que sí prosperó fue el Taller Maderero. Creado en 1994, representó de inmediato una interesante alternativa de educación técnico-profesional para los alumnos. La primera promoción egresó en 1997, con el título de Técnico Maderero.
En 1996 el establecimiento ingresó al programa ministerial MECE, tendiente a mejorar la calidad de la educación promoviendo la igualdad de oportunidades a través de una nueva reforma. Durante los tres años siguientes se consolidó también la integración a las redes informáticas de Enlaces e Internet, y se instaló un circuito cerrado de televisión para todas las salas de clases. La reforma educacional significó implementar la Jornada Escolar Completa en el 2003, construyéndose para ello más aulas y otras dependencias adicionales para albergar a una matrícula que ese año bordeaba ya los mil alumnos. Un proyecto paralelo permitió entonces trasladar el internado a un edificio nuevo y autónomo construido detrás
del Liceo.
El desarrollo de la enseñanza técnico-profesional tomó un impulso fundamental desde el 2005 por medio de un proyecto que contemplaba agregar dos especialidades: Mecánica Industrial y Electricidad, las cuales, junto con la de Procesamiento de la Madera, comenzaron a dictarse luego en un local anexo situado en el sitio donde antiguamente funcionó la Escuela "Canadá" (avenida La Cruz). Este se transformó así en la base del futuro Liceo Técnico de la comuna.
Ese mismo año quedó a la cabeza del plantel el profesor  Sergio Gallardo, quien lo dirigió hasta el 2007, cuando el establecimiento pasó a llamarse Liceo Municipal de Nacimiento.
Durante el período lectivo 2008, éste albergó 33 cursos de 1º a 4º Medio en régimen diurno y 2 cursos en la jornada vespertina, registrando una matrícula total de mil 138 alumnos: 826 en la enseñanza científico-humanista, 258 en la educación técnico-profesional y 54 de la denominada "nocturna".

Cuatro insignias han identificado al  Liceo desde que se  constituyó en un establecimiento educacional autónomo, a principios de la década de 1970.

La primera estuvo vigente hasta 1985, era confeccionada en género y tenía las letras iniciales del " Liceo de Hombres de Nacimiento".

 


Desde 1986, y sólo por algunos años, se usó la nueva insignia, cuyo diseño se definió mediante un concurso estudiantil e incorporaba elementos propios de la identidad local.

 


Durante toda la década del '90 y hasta el año2007, el  símbolo del establecimiento cambió de forma y se simplificó en cuanto a su diseño y colorido, con predominio absoluto del azul.

 

 

La insignia actual, vigente desde el 2007, se mantuvo casi idéntica a la anterior, salvo por  la eliminación de la letra "C"
y el número 68, que por 17 años identificaron a este plantel educativo.